fbpx


El hecho de trabajar bien, de ser bueno en lo que haces no es suficiente. El boca a boca tampoco es suficiente para crecer. Para que tu profesión se pueda convertir en un medio de vida sostenible, es imprescindible que te hagas visible. Aquí te doy los pasos para especializarte y hacerte visible de forma natural.

Hay muchas estrategias para ganar visibilidad, pero mi intención en este post es profundizar solo en la especialización.

Concentrar tu labor profesional en un ámbito específico tiene a mi modo de ver varias ventajas:

Por un lado, hace que destaques de forma natural.

Un porcentaje alto de coaches y terapeutas son generalistas.
Eso hace que la competencia sea muy fuerte.

El hecho de especializarse hace que tu competencia se reduzca notablemente.

Y que conste, que yo no creo en la competencia, creo que cada profesional tiene a su gente.
Pero cuando hablamos de visibilizarnos, hay maneras que nos pueden ayudar.

Y ésta es una de ellas.

Las posibilidades para especializarse son infinitas, por lo que la cantidad de personas que trabajen lo mismo que tú, serán muchas menos.

Por otro lado…
(y esto me parece todavía más importante)

Cuando te especializas, se da un claro enriquecimiento profesional.


Las ventajas de ser un coach o terapeuta especializado

En general, un profesional del Desarrollo personal, que se precie como tal, está siempre investigando y formándose.

¿Pero cómo profundizar en todas las problemáticas que puede tener un ser humano?
Es materialmente imposible.

En cambio, si estamos especializados, se abre ante nosotros una oportunidad sin igual, para conocer a fondo un tema o un perfil de persona concreto.

Y cuando profundizas en algo, aquello se expande ante ti.
Empiezas a conocer todos los aspectos y matices de ese perfil de persona que has elegido, o de esa problemática en la que te centras.
Al menos a mí me parece algo fascinante, ir cada vez más hondo en algo.

Otro resultado que obtienes es que las colaboraciones se dan con mucha más fluidez.

Es mucho más interesante alguien que puede aportar información y experiencia específica sobre un tema en particular, que alguien que toca todas las teclas.

Es decir, que, al elegir una sola área de especialización:

Te posicionas como una referente y el resultado es que te buscan más, tanto profesionales como clientes potenciales.

Finalmente, el hecho de ser una persona especializada en un área o temática te permite tener las tarifas que te has propuesto.

Lo cual no está nada mal, porque muchas veces bajamos tarifas para tener ventaja, y acabamos frustrados, porque no nos sentimos justamente valorados como profesionales.

Sé que seguramente dominas más de una técnica útil y valiosa para las personas.
Sé también que, hasta ahora, te has dedicado a atender y acompañar a todo tipo de personas con todo tipo de problemas.

Pero si te sigues promocionando como una vendedora de técnicas, en vez de como una especialista, que tiene la solución para un problema, para un tipo de persona, el esfuerzo por diferenciarte de la masa será muy grande y con pocos resultados.

Si lo que te importa es hacer un impacto positivo en la vida de otras personas y poder vivir de ello cómodamente, la especialización puede ser ese punto de partida nuevo que estás buscando.


Elegir a un solo cliente ideal: la clave del éxito en tu negocio de desarrollo personal  

Hay varios conceptos que debes conocer para entender el motivo, por el cual vale tanto la pena especializarse.

Profesional generalista

Es un profesional que se dirige a todo el mundo y atiende todo tipo de problemas.

Puede atraer a muchas personas y, en cambio, convertir a pocas en clientes, porque no hay una buena identificación entre el problema que tienen y la solución que se ofrece.

El mensaje que comunican estos profesionales tiene poca fuerza al no dirigirse a nadie en concreto.

Es imposible distinguir un profesional de otro, en la apariencia todos ofrecen lo mismo, y no ofrecen ningún criterio útil para ser elegidos por sus clientes potenciales entre todos los demás.

Nicho

Nicho hace referencia a un tema o área determinada en la que nos desenvolvemos. Hace referencia también a un grupo de personas que tienen ese tema o alguna característica en común.

También se le conoce como segmentación del mercado.

Es el primer nivel de la especialización.

En principio, estos grupos de personas, al dirigirnos a ellos en especial, son más propensos a contratar nuestros servicios.

Pero sigue abarcando a un gran número de personas, como vemos en los siguientes ejemplos de nicho en Desarrollo personal:

  • Adultos
  • Salud emocional
  • Sobrepeso
  • Niños

Si nos queremos especializar, es recomendable ir un poco más allá.

Micronicho

Se trata de una pequeña parte de personas dentro de un segmento más grande.

Tomando los ejemplos arriba mencionados, unos micronichos posibles serían:

Adultos                       –>   Adultos recién separados

Salud emocional      –>  Problemas de ansiedad y depresión

Sobrepeso                –>  Mujeres con sobrepeso

Niños                         –>  Niños con dificultades de aprendizaje

Al especializarnos en un micronicho, reducimos considerablemente el número de personas a quien nos dirigimos, pero nuestro mensaje se vuelve concreto, claro y diferenciado del de otros colegas de profesión.

El resultado es que llegamos a menos personas, pero las que conectan con nosotros tienen una alta probabilidad de convertirse en nuestros clientes.

Ofrecemos soluciones específicas para problemas específicos y eso las personas lo agradecen.

Sobre todo, porque encontrar un profesional en quien confiar no es fácil, y cuando te encuentras con alguien, que demuestra que sabe del tema, y tiene experiencia con otras personas con la misma problemática, eso genera mucha más confianza.

Cliente ideal

Una vez definido el micronicho en el que te quieres centrar, el siguiente paso es definir a tu cliente ideal, o como también se le llama, “Buyer persona”.

Es el representante o arquetipo de la persona a la que te diriges con tus servicios, actividades y productos.

Esta definición pasa por profundizar en sus necesidades, sus anhelos, su estilo de vida y muchos otros detalles, que te van a ayudar a dar forma a tus propuestas.

Otra propuesta, en la cual profundizaré en otro post, para centrarte en algo o alguien muy específico es tener en cuenta las fases diferentes en las que se encuentra tu cliente ideal respecto a su problema.

Este análisis abre un abanico enorme de posibilidades para crear productos y servicios diferentes, centrados en tu cliente ideal.


Pasos necesarios para especializarse como coach o terapeuta

Paso 1

Identificar las creencias que te impiden especializarte

En el momento en que tomamos la decisión de especializarnos, surgen miedos en forma de creencias que pueden impedirnos hacerlo, o sentirnos cómodas con ello.

Según mi experiencia, no solo hay creencias limitantes a nivel consciente, sino también hay creencias que están más profundas, en nuestro subconsciente.

Vale la pena explorar las que tenemos para poderlas modificar y avanzar.

Las más habituales a nivel consciente son:

“Yo no soy quién para ser una referente”

Hay dos formas de verlo. Todo el mundo puede convertirse en referente si estudia y experimenta lo suficiente una materia. El solo hecho de especializarte, ya te lleva a eso, porque toda tu energía la pones en ese tema.

Por otro lado, tal y como yo lo enfoco, cuando lo trabajo con mis clientas, nuestra propia vida nos hace expertas en ciertos temas, aunque no seamos conscientes de ello. Yo las ayudo a descubrir en qué tienen una maestría gracias a sus experiencias vitales.

 “Voy a perder a muchos clientes”

Eso es lo que creemos, porque pensamos que, si nos dirigimos a todo el mundo, llegamos a más gente, pero está comprobado justamente lo opuesto. Cuanto más te especializas, más suben tus conversiones. Llegas a menos personas, pero éstas son altamente calificadas y te compran más.

“Si me especializo, tendré pocas personas con las que trabajar”

En el mundo hay millones y millones de personas. Y personas que comparten una misma problemática, también las hay a montón. Al especializarte, tu comunicación se vuelve específica y se vuelve más fácil dirigirte al tipo de personas con el que quieres trabajar.
Y si te preocupa no tener suficientes personas en tu consulta y actividades presenciales, siempre puedes abrirte al mundo online y acceder al mundo entero.

“Yo solo quiero ayudar a la gente, no convertirme en una experta”

Cuando te conviertes en un referente, consigues llegar a más personas, con lo cual tu capacidad para ayudar también aumenta.

El objetivo final, cuando te especializas, no es el convertirte en experta en sí, se trata de que eso sea una vía para ayudar a más personas.

¿Y qué hay de los miedos subconscientes a hacerse visible?

Muy frecuentemente, bajo las creencias conscientes que tenemos y que nos repetimos a nosotras mismas, hay miedos, que tienen que ver con nuestras emociones y con nuestra experiencia vital. Algunos, incluso, ni siquiera nos pertenecen, pero los hemos hecho nuestros.

Pueden variar de persona en persona, porque todos somos diferentes.

Lo que sí tienen en común todos ellos, es que la visibilidad se asocia con un peligro. Un peligro más o menos irracional, pero que percibimos como algo real en nuestro subconsciente.

El resultado es que sentimos una gran resistencia a hacernos visibles de verdad. Y ahí es cuando surgen estas creencias y bloqueos, en este caso, a ser referentes en nuestro sector.

Porque lo que nadie duda es que un referente es visible.

Poner conciencia en estas creencias y miedos nos ayuda a ser más libres para tomar la decisión de especializarnos sin cargas añadidas y poderlo vivir como un enriquecimiento personal.

Paso 2

Buscar un nicho y tu área de especialización dentro de ese nicho.

Te propongo buscar un tema en particular, que te motive especialmente. Algo que tenga que ver con tus propias experiencias vitales. O algo que disfrutarías mucho investigando y no te aburriría.

Para ayudarte a definirlo puedes hacerte estas preguntas:

  1. ¿Con qué sector de la población me gustaría trabajar?Ejemplo: Adultos, niños, adolescentes, gente mayor, mujeres, hombres, ambos sexos
  2. ¿Qué problema me gustaría ayudar a resolver? ¿Qué necesidad hay?
    Ejemplo: Mucha gente padece estrés y no sabe cómo relajarse.

Puedes especializarte o bien, en un tipo de persona (punto 1) o bien en una temática (punto 2).

También puedes crear un segmento, uniendo dos características, perfil de persona y problemática, como te muestro a continuación (punto 3):

Ejemplos:

  1. Especialización en una parte de la población: Trabajo solo con gente mayor.
  2. Especialización en una problemática: Me especializo en problemas de estrés y ansiedad
  3. Especialización uniendo perfil de persona y problemática concretas: Trabajo con personas mayores que padecen estrés y ansiedad

Este último ejemplo sería el de una hiperespecialización.

  1. ¿Cuál es la promesa que le hago a esas personas?
    Ejemplo: Ayudo a personas mayores a aprender a relajarse.
  2. ¿Cómo en detalle voy a cumplir esa promesa? ¿Qué técnicas o métodos utilizo?
    Ejemplo: A través de sesiones individuales de mindfulness y reuniones de apoyo grupal.

Paso 3

Investigar qué se está haciendo en el nicho que has elegido.

Busca información sobre el nicho en el que te quieres especializar, y mira qué están haciendo otras personas en relación con esa problemática.

Paso 4

Identifica qué te hace diferente a ti en comparación a personas que están ofreciendo un servicio similar.

La diferenciación puede ser en varios aspectos:

  • Formato de los servicios (sesiones, talleres puntuales, reuniones habituales, talleres formativos o vivenciales, etc)
  • Tarifa
  • Atención al cliente (presencial o virtual, seguimiento, fidelización)
  • Destacando algo que sí hacen los demás, pero no hablan de ello.

Si no tienes nada que te diferencie en este momento, incorpóralo ahora, viendo lo que se hace y lo que no, cogiendo ideas de profesionales de otros ramos, por ejemplo.

Como dice Guy Kawasaki:

«Al final, o eres diferente o eres barato»

Cómo resolví las dificultades para especializarme

Creo que ya te he contado que yo misma he trabajado en el mundo del Desarrollo Personal por más de 8 años.

Y me pasaba como a muchas como yo.

Era invisible.

Contraté una mentora de marketing muy buena, que me animó a especializarme.

Con toda la razón del mundo, porque, aunque iba teniendo clientes tanto en la consulta como en mis talleres, no conseguía crecer y estaba siempre rayando el límite.

Y eso cansa.

La cuestión es que decidí hacerle caso y elegí un nicho.

Pero esta elección salió de mi cabeza.

No de mi corazón.

Y, además, de mi cabeza salieron también unas cuantas creencias muy arraigadas en mí, que hicieron imposible que consiguiese especializarme.

Mi mentora hacía bien su trabajo desde las pautas del marketing, pero yo necesitaba ayuda para transformar esas creencias.

para encontrar esa área o problemática que realmente me hiciese vibrar. Que tuviese que ver conmigo de forma muy personal.

Y eso no se encuentra en la mente.

Eso solo se puede encontrar en una capa más profunda de tu ser.

Esto lo he entendido posteriormente, después de analizar qué me pasó en ese momento.

He entendido que, para diferenciarte de verdad, necesitas especializarte en algo que te fascina, que te motiva y que tiene que ver CONTIGO.

Así nació la idea de ayudar a mis clientas de copywriting a especializarse.

Decidí acompañarlas a conectar con su mundo interior, con sus experiencias vitales y sus aprendizajes, para descubrir en qué la vida ya las ha convertido en una especialista.

De esta forma, su área de especialización sale de su corazón, no de la mente.

Es la manera de que una parte de ellas, auténtica y única, sea puesta al servicio de las personas.

Especializarse se vuelve así un proceso natural, íntimamente ligado a la persona.

¿Con qué herramientas trabajo?

  • Visualización creativa para conectar con tu mundo subconsciente
  • Protocolos de PNL
  • Métodos de liberación de creencias limitantes

He creado un proceso de 3 pasos:

  1. Conectar a nivel profundo para encontrar tu especialidad desde el corazón.
  2. Cambiar tu mentalidad para que puedas dar este paso con plena confianza.
  3. Traducir tus descubrimientos, utilizando las bases del marketing en:
  • un nicho
  • un área de hiperespecialización
  • el perfil de tu cliente ideal

Ventajas de especializarse si eres coach o terapeuta

Cuando te decides a dar este paso tan importante, pasan 3 cosas:

Una.

Que, aunque te cueste la idea, te vuelves realmente experta en ese ámbito específico.

Porque toda tu atención la pones solo en eso.

Lees constantemente sobre ese tema.

Hablas cada vez con más personas que tienen ese problema, aprendiendo y explorando todos y cada uno de los aspectos y sutilezas que tiene.

La consecuencia natural es que tu capacidad de ayudar a las personas que lo padecen aumenta considerablemente.

Y en eso serás única.

Por tu conocimiento profundo del tema.

Y por tu bagaje personal, imposible de separar de tu conocimiento.

Única.

Dos.

Tu propuesta única de valor y el perfil de tu cliente ideal se definirán sin complicaciones.

  • Tendrás claro qué puedes aportar a tus clientes.
  • Sabrás con quién quieres trabajar y con quién no.

Ponerle nombre y cara a tu cliente ideal, y saber qué le mueve, qué busca, qué le impulsa a comprarte, será fácil.

Tres.

El hecho de estar especializada y tener muy definido a tu cliente ideal, le da fuerza a la comunicación de tu mensaje en tu web, en tus campañas de email marketing, en la publicidad pagada.

Tus textos son mucho más efectivos, conectan mejor con tus clientes potenciales.

Otra ventaja muy importante es respecto a tus tarifas.

Competir por precio siempre ha sido una mala idea, así que la especialización es la puerta de salida a esa lucha sin sentido.

Al posicionarte como un referente, el precio ya no es una cuestión para discutir.

Nadie se atreve a regatear, porque nadie duda ya de tu valía.

Si estás especializada puedes poner las tarifas que te propongas.

Y tú, igual que cualquier otro profesional, tienes todo el derecho a ser valorada por tu trabajo y disfrutar del estilo de vida que deseas.

Si te interesa esta forma de trabajar, pide una sesión de valoración gratuita conmigo y vemos cómo te puedo ayudar