fbpx

Cambiar nuestras creencias limitantes es más complicado de lo que quisiéramos y muchas veces nuestros intentos son infructuosos… el tiempo así lo demuestra.

Si al cabo de unas semanas o meses te ves otra vez en el mismo lugar, pensando y sintiendo lo mismo… paralizada nuevamente por el mismo bloqueo… significa que tu creencia limitante sigue ahí.

Creo que el error está en pensar que nuestras creencias son algo que solo está en nuestra mente.

Si ignoramos que las creencias nacen de experiencias emocionales intensas en momentos de mucha vulnerabilidad y miedo, no conseguiremos modificarlas.

Y es que no están ahí por capricho.

Las creencias limitantes no son como un vestido… que cuando ya no me gusta me lo cambio y ya está

Cumplen una función muy importante: la de protegernos de males mayores.

Si por ejemplo me humillaron de pequeña al expresarme y desarrollé la creencia de que no sirvo o no soy suficiente…

Esta misma creencia “me servirá” a lo largo de la vida para evitar volver a ser humillada.

Me servirá porque ya no tomaré riesgos, me quedaré callada, en segundo plano y así, al pasar desapercibida, me ahorraré la terrible sensación de no ser nadie, de desaparecer, de morir incluso… si alguien me vuelve a humillar.

Y claro que esta creencia me impedirá expresarme como soy, me impedirá aprovechar oportunidades para desarrollarme, para sacar mis potenciales.

Si soy emprendedora, me impedirá hacerme visible, dar a conocer mis servicios, expresar mis puntos de vista y me veré postponiendo una y otra vez mi proyecto, mis objetivos…

Pero eso, a un nivel muy primario, sigue siendo mejor que volver a vivir la humillación y el rechazo de quien soy.

“Mejor me hago invisible que arriesgarme a ser herida de nuevo.”

Estamos hablando de emociones muy intensas o vividas muy intensamente por nuestro yo de la infancia.

Una época en la que todo se vive en términos de supervivencia, porque si somos rechazados por “los nuestros” eso nos pone en peligro de muerte.

Y aunque nuestras creencias limitantes se alojan en nuestra mente, para cambiarlas debemos ir también a nuestras emociones y liberar aquellas que quedaron guardadas o congeladas en nuestro interior y que se grabaron no solo en nuestra memoria celular, sino que también pasaron a formar parte de nuestro cuerpo.

Por eso yo prefiero hablar de patrones limitantes, porque engloban todo el conjunto de elementos que mantienen una limitación en nuestra realidad.

No se trata de si las creencias limitantes que tenemos tienen sentido o son realistas.

No se trata de hacer razonamientos lógicos con nosotras mismas.

Claro que no tienen sentido… pero son una verdad para nosotros. Una verdad completamente irracional, visceral.

Una idea loca, como las llama Alejandro Jodorowsky, a la que en un momento de nuestra vida le dimos poder sobre nosotras.

Y todo eso ocurrió a nivel subconsciente.

Por tanto, si queremos modificar nuestras creencias de forma eficaz y duradera debemos trabajarlas en todas sus dimensiones: emocional, mental, física y energética.

Y, sobre todo, debemos trabajar con ellas usando su mismo lenguaje: el lenguaje del subconsciente.

Necesitamos comprender a un nivel profundo que el peligro que nos llevó a desarrollar el patrón de supervivencia que hoy nos limita ya no es necesario.

Si nos quedamos solo en el plano mental, eso tendrá muy poca efectividad porque la certeza del peligro tiene su raíz a nuestro subconsciente, y nos veremos repitiendo nuevamente las mismas dinámicas de autosabotaje.

Cambiar una creencia limitante es un cambio estructural y como tal requiere de un tiempo

Pasará un tiempo hasta que la nueva información (patrones que nos empoderan) se instala plenamente en todo nuestro sistema y se expresa en forma de nuevos pensamientos y emociones (más positivos), una fisiología y postura corporal diferente y un nivel de energía más alto.

Pero si esta nueva información la hemos grabado en nuestra memoria celular, se irá extendiendo e impregnando en nosotros y, aunque durante ese tiempo haya ecos de los patrones del pasado, éstos se irán diluyendo cada vez más hasta desaparecer.

En su lugar aparece una nueva versión de nosotras mismas que ya no se siente en peligro y se da permiso para Ser y expresar su potencial.

———————————————————————————————————————————–

Catherine hansen es terapeuta transpersonal especializada en herencias transgeneracionales, guión de vida y patrones limitantes.
Ayuda a emprenedores con valores a trascender sus ibstáculos internos para que puedan hacerse visibles y expandir sus propuestas, generando así un mayor impacto en el mundo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad