fbpx

Hace poco hice otra auditoria de textos para una clienta y observé algo que ya he visto otras veces:

El texto era completamente ilegible

Pero no porque el mensaje fuera malo.

La verdad es que este en concreto era bastante inspirador.

Conectaba con las emociones de su cliente ideal y tenía un estilo bastante “copy”.

Es decir, que estaba escrito como si estuviera tomándose un cafelito con ella (su cliente ideal).

El problema era puramente de estructuración del texto

Era algo así como esto:

A mí que me perdonen…

Pero yo veo esto y me doy media vuelta.

Vamos, que no pasaría de la tercera frase, por mucho que me interesase lo que ofreciera esa persona.

Así que ahí va una recomendación para hacer tu texto más legible

De tan obvia que es, me parece hasta absurdo hacerla, pero visto lo visto…

Dales aire a tus textos.

Separa las frases.

Expresa una sola idea por frase.

¡Usa puntos, por favor! Muchos…

Las comas también son bienvenidas, porque sirven para respirar…

Pero cuando escribimos para vender, los puntos son mejores.

Tus lectores y clientes potenciales te lo van a agradecer.

Y tu % de conversiones, ya ni te digo…

Hace poco leía un artículo sobre las 6 leyes de la experiencia del cliente.

Pues bien.

Me sorprendió que no estuviese una, que para mí es muy importante.

Así que la invento yo.

La 7ª ley es: «El cliente lo quiere fácil»

No te quepa duda de que esto es así.

Y cuando escribimos nuestros textos, ponerlo fácil, significa que nuestros lectores no necesitan hacer ningún tipo de esfuerzo – o el más mínimo posible – cuando nos leen.

Con un simple escaneo deben poder entender rápidamente cuál es nuestro mensaje.

Muy en resumido sería:

Tu problema es este.

Yo te puedo ayudar.

Esta es mi solución para tu problema.

Y ya que te he mencionado el escaneo… te doy un consejo más para hacer tu texto más vendedor

Si tus lectores solo recorren tu texto por encima…

(poca gente lee realmente todas las palabras – es el nuevo deporte del siglo XXI, junto con el ya conocido «darle al dedito»)

Ponlo todavía más fácil y crea titulares entre párrafos.

La idea es que resuman la idea principal de lo que viene a continuación.

Digamos que son una especie de anzuelos para captar la atención e invitar a leer un poco más.

También tienen otra función.

Incluso solo leyendo los titulitos, tus clientes potenciales se pueden hacer una idea de lo que les estás ofreciendo.

Espero que la lectura de este post te haya resultado amena.

Entre comas y puntos.


Si tienes textos y dudas de su legibilidad y de su capacidad para enganchar y persuadir, me puedes pedir una auditoria de textos.

Escríbeme a: catherine@tuvozenelmundo.com.